was successfully added to your cart.
ActualidadHistoria

Monasterio de San Jerónimo de Yuste

Esta semana os queremos proponer una visita muy especial que podéis realizar si venís a conocer Candeleda, tierra de sequeros y pimentón ahumado: El Monasterio de San Jerónimo de Yuste.

A tan sólo una hora de Candeleda, en Cuacos de Yuste, Cáceres, podemos encontrar esta joya del patrimonio nacional.

Monasterio de San Jerónimo de Yuste. Imagen de wikipedia http://www.flickr.com/people/pedronchi/

El Monasterio de Yuste data de 1402 que se levantó para albergar a los “ermitaños de la pobre vida” que serán sustituidos posteriormente por la Orden de San Jerónimo.

Más adelante en el año 1556, Carlos I de España y V de Alemania, decidió abdicar y retirarse, escogiendo este bello enclave para llevar una vida monástica, haciéndose entonces conocido este monasterio en toda España.

Para poder alojar al emperador junto con su séquito, fueron necesarias diversas reformas en el monasterio y la construcción de una casa-palacio de gran sencillez sin muchos alardes decorativos.

El monasterio propiamente dicho se encuentra dividido en dos claustros y una iglesia. La iglesia pertenece a un periodo gótico tardío, de una sola nave y cabecera poligonal y se comunica con un claustro, también tardo-gótico, de una marcada austeridad de planta rectangular y de dos plantas. El segundo claustro, el llamado claustro nuevo, pertenece al siglo XVI y es de estilo renacentista. Es un claustro de dos plantas, de mayores dimensiones que se encuentra ornamentado con volutas y guirnaldas en sus columnas.

Claustro Monasterio de Yuste. Imagen de wikipedia de MiguelHermoso

En cuanto a la vivienda del Emperador, es una construcción sencilla, realizada en ladrillo, sillería y mampostería, sin apenas elementos decorativos. La planta principal albergaba, por un lado la alcoba de Carlos I, que se comunicaba con la iglesia, desde donde se podría escuchar los oficios sin abandonar la alcoba, y por otro dos estancias, comedor y sala de audiencias, donde se encuentran unos miradores desde los que se puede observar la huerta del monasterio, que completa el conjunto, y el estanque.

Y no olvides para completar un fin de semana espectacular, de venir a visitarnos y adquirir una lata de nuestro pimentón ahumado El Sequero.