was successfully added to your cart.
Historia

HISTORIAS DEL PIMENTÓN (5)

Hoy os voy a contar una historia, que aún a riesgo de alejarse del producto en sí, creo que merece ser recodada.

Hoy os contaré la historia de “MADAME PIMENTÓN”

pimenton_ahumado_elsequero2

Allá por los años 20 del siglo pasado,cuando en Madrid todo el mundo se conocía, recorría sus calles una peculiar señora, a medio camino entre mendiga y diva, cantando zarzuelas y operetas en bares y terrazas con una voz castigada por el tiempo y alcohol.

Facunda Conde, como se llamaba realmente, obtuvo el primer premio de piano en el conservatorio de Madrid y viajó por Europa cantando Ópera hasta que una enfermedad truncó su carrera.
Tras un matrimonio fallido comenzó a tocar el piano y a cantar en diferentes cafés de la capital, pero su voz cada vez más maltrecha y su afición al alcohol acabaron por enviarla a la marginalidad.
Ella siempre contaba “El aguardiente hay que beberlo en la intimidad de la amistad. Yo lo bebo para aclararme la voz”.

Entonces desapareció la Diva y nació el mito. Vestida con bisuterias y un abrigo de color rojizo comenzó a convertirse en MADAME PIMENTÓN (Por el color de sus ropas).

pimenton_ahumado_elsequero_Madamepimenton

Pero su personalidad no pasó desapercibida, mujer de mal carácter pero de una exquisita educación, dignidad y generosidad, fue reconocida por un nutrido grupo de escritores, periodistas y dibujantes con un banquete homenaje y una función benéfica en su honor, dónde le regalaron un mantón, un ramo de flores y 50 pesetas. Ella lo agradeció diciendo:

“Público amado y señor: Estas flores que me han regalado, como premio a mi modesto trabajo, os las ofrezco; repartíroslas, que yo tengo un sumo placer en obsequiar a mi público”.

Tras haber cantado 25 años por las calles de Madrid, Facunda falleció a los 64 años, el 6 de Febrero de 1928 en su casa de las Virtudes (Chamberí).

pimenton_ahumado_elsequero_madamepimenton 3

Desde el Sequero queremos recordar a personajes como MADAME PIMENTÓN para que no caigan en el olvido.

rp_pimienton-de-candeleda-2.jpg