sequero
pimenton de candeleda
ES / EN

Una selección que garantiza un producto 100% cáscara de pimiento

Una vez seco el pimiento se retiran las lumbres del piso inferior y se limpia cuidadosamente el sequero, para después abrir unas trampillas existentes en el “Zarzo” y dejar caer el pimiento seco sobre el suelo de losetas de barro.

Seguidamente se pisa el pimiento con la ayuda de “palas” de madera, operación que resulta bastante penosa, ya que el polvo que se desprende irrita los ojos y las vías respiratorias.

Finalmente, se procede a “despezonar” el pimiento, eliminando sus pedúnculos o pezones, tras lo cual se “encaña” en sacos, que una vez llenos se cosen con hilo de bramante y se transportan al molino.