sequero
pimenton de candeleda
ES / EN

Sequeros centenarios de piedra y adobe, con suelos de barro y zarzos de sauce

Las profusas lluvias otoñales que se producen en Candeleda, coincidiendo con el momento de la cosecha del pimiento, obligaron a sus cultivadores a desarrollar un proceso alternativo al del secado al sol, recurriendo al secado por humo en construcciones de piedra denominadas sequeros, especialmente diseñadas para ello y que, con esas características, tan sólo existen en Candeleda.

Se trata de pequeños edificios de piedra y adobe, divididos interiormente en dos alturas: un nivel inferior con suelo de losas de barro sobre las que se enciende el fuego cuyo humo secará los pimientos, y un nivel superior, o “zarzo” –construido con varas de sauce, fresno u ojaranzo- sobre el que se extienden los pimientos para su secado.